Todos somos capaces de albergar la verdad. Es más humano tender la mano y esperar ...Javier nos enseña a amar la justicia y regalar sonrisas.

Gracias